PROJECTS

BIO

EXHIBITIONS

LINKS

CONTACT

«Hotel Wungu»

vie, mar 06, 2015

 

Ánimo: Placentero

 

Tipo: Recurrente

 

Emociones: alegría, nostalgia

 

Personas: Omar V., Alan B., Matt R., Diego M. (mención), Lina R. (mención)

 

Lugares: hotel, cuarto, recepción, costa

 

Cosas: cama, celular, llave, sillón, televisión, nubes, Wungu app, palmera, hamaca, tijeras para pestaña, pared de televisiones, mesa de recepción

 

Acciones: conversar, revisar móvil, caminar, rayar

 

Rol: Protagonista

 

Colores:

 

 

Narración:

 

 

Omar, Mat, Alan y yo llegábamos a un hotel. Recuerdo un lobby con una mesa y un pasillo, el hotel no tenía techo. Tenía la sensación de estar poco presentable para el tipo de lugar. Alan me preguntaba si creía que aún llegaría la señal de internet (porque se supone habíamos vivido ahí). Caminaba y veía a alguien rayando una puerta de madera con una llave. Caminando por la esquina de aquel pasillo recibía muchas notificaciones en el teléfono relacionadas a la época en la que viví en un cuarto que estaba a unos pasos. También recibía notificaciones de sueños lúcidos y de unos tenis (a propósito de eso, Matt hacia un comentario de por qué siempre compraba tenis que no eran de su agrado).

 

Las demás notificaciones eran de «Wungu» una aplicación de smartphone que registraba los sueños sin tener que apuntarlos; cada notificación tenía de prefijo «Wungu-tema del sueño». Alan y yo recordábamos el hotel con nostalgia, aunque Omar decía que a él no le traía buenos recuerdos. Yo comentaba que a mí sí me traía buenos recuerdos porque fue cuando me salí de casa de mi mamá.

Afuera del cuarto tenía una hamaca y un sillón. Recordaba también que afuera de ese hotel alguna vez consideramos a Lina para ser nuestra roomie (lo cual sí sucedió en otro sueño en ese mismo lugar). Alan me pedía la clave del wi-fi de ahí pero yo no lo recordaba. Omar llegaba riéndose con unas tijeras para rizar pestañas en la mano, contaba que Diego había querido hacerle una broma, fallando totalmente al quitarse la pestaña de un ojo.

 

También llegaba la persona que hacia los rayones y mencionaba que era un gran sitio, después señalaba el atardecer el cual era magenta y azul. También había una pared en la recepción con televisiones viejas. Estar en ese lugar detonó recuerdos de otros sueños reales en donde he vivido. Por ejemplo el sueño de una casa cerca de un cerro en cuya parte superior había un cuarto oscuro, pequeño y de concreto. Recuerdo visualmente los alrededores de ese lugar, así como las calles aledañas.

Proceso

 

NEUROCOLOR® David Pescador © 2016